Guerreros que luchan contra el fuego... ¡en el mar!

Aún no clarea el día, las luces del Puerto de Lázaro Cárdenas, Michoacán están encendidas. Son las seis de la mañana y el movimiento en la Décima Zona Naval de la Secretaría de Marina-Armada de México inició desde una hora antes.

Con una temperatura de 28 grados en el ambiente, Eva Araceli realiza sus ejercicios matutinos a la par que sus compañeros, esti­ramientos, sentadillas, lagartijas, una carrera a trote y un buen baño con agua fría, son la regla para iniciar el día.

Hago mis actividades físicas, como los hombres, todas mis lagartijas, abdominales, acondicionamiento físico, igual, guardia, todo cómo los hombres”, afirma Eva Araceli.

A sus 25 años, desempeña un papel im­portante dentro de la Marina-Armada de México, con el grado de Teniente de Corbeta del Servicio de Logística, Logística Naval, Eva Araceli Cárdenas Axotla, es la jefa del Depar­tamento de Logística del Buque ARM Farías.

Ella es la encargada de que el Buque Fa­rías que patrulla el Pacífico Mexicano con base en Ensenada, Baja California sea sur­tido de combustible, alimentos y todos los enseres durante semanas, un mal cálculo se reflejaría en toda la tripulación de esta patrulla oceánica.

La “Teniente” cómo la nombran sus com­pañeros, es la única mujer de 38 integrantes que componen la tripulación del buque Faría, es la única mujer que en estos momentos es parte de la instrucción de conocimiento teó­rico-práctico de: rescate, atención prehospi­talaría y todas las técnicas de contraincendio.

Así como la de control de averías para poder combatir cualquier contingencia en el Centro de Entrenamiento de Control de Averías y Contraincendio del Pacífico (CECACIPA).

Cárdenas Axotla, lo mismo se pone el traje de bombero para entrar a sofocar incendios en buques en altamar, vehículos, motores, helicópteros o rescatar heridos; tiene toda la técnica que aprende de los diversos ins­tructores de este Centro.

El CECACIPA, es una de las áreas poco conocidas de la Marina-Armada de México que es primordial para evitar o controlar in­cidentes en mar o tierra. A lo largo del año, seis cursos de 17 días cada uno se imparten en el Centro de entrenamiento de control de averías y contraincendio del Pacífico, cada uno de ellos con un máximo de 40 marinos de distintos rangos.

 

 

 La implementación de este centro de en­trenamiento forma parte del Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 que se signó por Acuerdo Secretarial 209 en agosto del 2014 y que fue publicado en el Diario Oficial de la Federación

Para el Capitán de Fragata del Cuerpo Ge­neral Diplomado de Estado Mayor, Eduardo Vélez Márquez, director de CECACIPA, este centro sirve para que sus alumnos puedan desempeñarse en cualquier área dentro de un incendio o rescate. El centro desde el 2006 capacita al personal de la armada en el conocimiento teórico-práctico de rescate, atención prehospitalaría, y todas las técnicas de contraincendio, así como la de control de averías para poder combatir cualquier contingencia”.

La selección del personal que debe recibir esta capacitación constante, es estricta, los 40 alumnos son evaluados previamente para saber su capacidades, fobias y habilidades.

Este centro es poco conocido en el exte­rior, sin embargo, es una pieza importante en el engrane para la prevención de incidentes, manejo de sustancias químicas, sofocar incendios y el rescate de víctimas militares o civiles, aseguró el capitán Vélez Márquez.

Agregó que las instalaciones del CECACIPA tienen todo lo necesario para una buena práctica de contraincendio. El casco real de un buque y un helicóptero que ha sido destinado para este centro, son parte de la infraestructura que ayuda a los marinos a realizar una preparación real.

Por su parte, el Teniente de Navio Gildardo Maldonado Santiago, Subjefe de Contraincendio Marítimo del CECACIPA, destaca que por lo menos son ocho fobias, las que deben controlarse antes de entrar a los cursos que se dan.

Los interesados deben de realizarse diversos estudios que van desde el físico hasta el sicológico y deben tener un rango de edad menor a los 45 años.

Para realizar este curso es personal que debe de reunir ciertos requisitos entre ellos tener menos de 45 años de edad, realizarse un examen médico, realizarse un examen físico, así como un examen sicológico para detectar fobias”.

Asegura que, al enseñar a los marinos a ponerse el equipo de seguridad que lo compone el aditamento personal y el de respiración autónoma se pueden percatar si los alumnos tienen fobias.

Al equipar al personal con el equipo completo, durante ese proceso se detecta el personal que, al colocarse la pieza facial del equipo de respiración autónoma sufre claustrofobia o alguna fobia al tener una máscara en su cara”.

Entre otras de las características que de­ben de tener los reclutas, es pensar rápido con la finalidad de planear una estrategia para poder combatir un incendio.

Destaca que, en la estrategia para la con­flagración deben enfocarse en seguir los pasos para enfrentar un incendio qué consiste en el rescate de víctimas, la exposición mate­rial que se encuentra cerca del incendio que puede representar un peligro extra para el personal, el confinamiento, la extinción del incendio y por último, el reacondicionamiento que es remover los escombros del siniestro.

Antes de combatir un incendio se debe de tener una estrategia para ubicar su objetivo, saber con qué herramienta cuentan, saber la estrategia de cinco pasos que deben de llevarse a cabo puntualmente”.

Algo primordial y como una regla dentro de la Marina-Armada de México, es la equi­dad de género que es representada por la Teniente de Corbeta del Servicio de Logís­tica, Logística Naval, Eva Araceli Cárdenas Axotla, jefa del Departamento de Logística del Buque ARM Farías que en algunos ejer­cicios encabeza los equipos para sofocar un incendio o rescate de víctimas.

En el Centro de Entrenamiento de Control de Averías y Contraincendio del Pacífico, no hay cavidad para los errores, un error puede costar la vida de posibles víctimas, miembros de la tripulación o población civil, por ello, diariamente los integrantes de la Marina se preparan para todo tipo de contingencia.