Las falsas noticias en el temblor

Volvió a templar en la Ciudad de México, un 19 de septiembre, el fantasma regresó 32 años después pensamos que ese demonio lo habíamos exorcizado, no fue así.

¡Y aunque el fantasma de 1985 apareció está vez fue más fuerte el espíritu de la solidaridad!

Ese día sentí tristeza, pero también una gran emoción de ver la solidaridad a todo lo que daba. La movilización exorcizó el miedo. Confieso que lloré de emoción. Los jóvenes se la rifaron, se la rifan, mis respetos a ellos: está tragedia les cambiará la vida. Quizá digan dentro de 32 años parafraseando a Neruda: "Nosotros lo de entonces ya no somos los mismos". Los daños materiales han sido incalculables, los decesos no fueron como los de 1985, que fueron miles, a ciencia cierta nunca supimos cuantos, ahora la cifra de decesos, al 26 de septiembre, se había contabilizado en 333 fallecidos en todo el país; 74 en Morelos ; 45 en Puebla; 13 en Estado de México; seis en Guerrero, y uno en Oaxaca.

En tanto, la cifra de decesos en la capital había subido a 194, curiosamente la mayoría fueron mujeres: 126; hubo 68 hombres. Y entre las víctimas 29 fueron menores de edad, y nueve extranjeros: un argentino, un coreano, un español, un panameño y cinco de China (Taiwán).

Había ese día dos personas sin identifi­car. Pocos decesos para el tamaño del sismo.

Las cosas deben cambiar, ya no será todo como antes, incluso en la política, hay mu­chas propuestas en el Congreso para obtener recursos para la reconstrucción, algunas son ocurrencias.

También, hubo gracias a los apoyos de la sociedad civil y las autoridades- Ejercito, Ma­ria y demás cuerpos policiacos-, 69 rescates, muy pocas personas continúan hospitalizadas.

Gracias a un enorme ejercito de heróes anónimos, nacionales y extranjeros México sigue en pie.

LOS FALSOS RUMORES

A diferencia de 1985, en 2017 las condiciones fueron otras. Las redes sociales nos acom­pañaron, eso fue una enorme diferencia: ¡Benditas sean!

Hay que cuidarlas y no abusar de ellas con falsa información, hay que decir la verdad... no mentir y mucho menos gastar con falsa información.

De hecho, fueron las redes sociales las primeras en circular imágenes y videos de la catástrofe e incluso algunos reflejaron el momento exacto del colapso de edificios, pero también hubo falta de información y alguna generó terror.

EL CASO DEL CARDENAL RIVERA

Una de ellas circuló profusamente por las redes sociales asegurando que el cardenal Norberto Rivera Carrera era el dueño del co­legio Enrique Rébsamen, ubicado al sur de la Ciudad de México y donde perdieron la vida 26 personas a causa del sismo de magnitud 7.1, del martes 19 de septiembre.

Debo decir que lo recibí por lo menos 40 veces. El problema es que horas después em­pecé a recibir preguntas de periodistas serios cuestionando si la información era veraz; sin saber nada del tema, dije que era una falsa noticia: fake news.

Así recibí el mensaje en mi telefoneo vía WhatsApp:

"Buen día mi querido México, hoy 23 de septiembre del 2017.

“Me acabo de enterar que el verdadero propietario del Colegio Enrique Rébsame es del Cardenal Norberto Rivera y que este asqueroso maldito convenció al lame botas de la Marina para desviar su atención en recuperar sus cajas fuertes y reliquias reli­giosas que se encontraban en ese edificio en lugar de rescatar con vida a niños y adultos de esta escuela.

“Sino creen en lo dicho busquen en los historiales de las noticias donde esta rata asquerosa de Norberto Rivera visitó hace unos dias ese lugar, sobre el cambio radi­cal del lugar de busqueda de la Marina y el motivo de que no dejaron que los japones intervinieran en el rescate.

“Ese es el motivo por el que la Marina se ha hecho tonto todo este tiempo.

“Puedes reenviar este whats para que esta crónica de un soldado sea escuchada por los mexicanos, o en su caso hacer omiso del mismo. Pero al menos yo si hice lo correcto para que tu si te enterarás!!! (Fin del mensaje).”

¡Sólo de leerlo se puede decir que es no­ticia falsa!

Dicen los clásicos que para que un rumor penetre en la sociedad debe de tener por lo menos algo de información veraz, por lo menos la mitad.

Robert Darnton, profesor emérito de Har­vard, señala haciendo referencia a una noticia escandalosa publicado hace muchos años en el Le Gazetier Cuirassé, en la que se incluía una nota al pie que decía: “La mitad de este artículo es verdad”. El lector debía decidir que mitad.

Esa publicación era editada por Charles Théveneau de Morande . "Hasta Voltaire se mostró horrorizado ante los groseros ataques del Gazetier contra el gobierno, calificándolo como "una de esas obras satánicas en las que todos, desde el monarca hasta el último ciu­dadano, son insultados con furor" (citado en “Civilización. Occidente y el resto", de Niall Ferguson, Ed. Debate).

La información en contra del arzobispo pudo penetrear debido a que había información sólida. El líder religioso estuvo presente en el Colegio Rébsamen la mañana del miércoles 20 de septiembre, para atender espiritualmente a las las vicitimas del desastre.

Hay un video de pocos minutos en el que la la reportera Danielle Dithurbide lo entrevista para la cadena Televisa. Carlos Loret le dice a la reportera "estás con el Cardenal Norberto Rivera Carrera quien ha llegado a ese colegio..." Eran 12:13 horas del miércoles 20 de septiembre cuando la entrevista sale al aire. En ella, Rivera informó que en todas las vicarías de la Ciudad de México existen centros de acopio para ayudar a los afectados del sismo. “Mi trabajo ha sido ir coordinando a los obispos para ir con ayuda a donde se necesite y poner nuestros propios centros de acopio”, dijo.

En el minuto de las 12:14 horas, se escucha al mando de la Marina que pide se guarde silencio debido a que se estaba recibiendo mensaje de un posible sobreviviente; el obispo y la reportera en lugar de callar siguieron la entrevista en voz baja.

Rivera dijo que se estaban revisando todos los templos de la Ciudad de México para verificar que no tengan daños.

“Estamos revisando el estado de los templos, lo que más nos importa es colaborar con la gente que tienen alguna urgencia, que necesitan algún medicamento”, puntualizó el primado de México.

Evidentemente, el cardenal estaba ahí para aliviar espiritualmente a las victimas, el problema es que no se le vio en otros lugares colocados.

Quizá -quiero pensar que no- el Cardenal quería salir en los medios y enviar un mensaje al papa Francisco de que su presencia en la arquidiócesis debe continuar, sobre todo después de esta gran crisis postsísmica.

¡Si alguien le recomendó hacer eso fue un terrible error!

Lo que es un hecho es que esa situación - salir en la TV desde el colegio Rébsamen-, generó odio en su contra.

Tres día después se generó la campaña de odio.

A alguien perverso se le ocurrió asegurar que Rivera Carrera fue al colegio para salvar supuestamente dinero y joyas que tenía ahí.

Se dijo, incluso, que la intervención de la Secretaría de Marina en dicho inmueble colapsado por el sismo no fue para rescatar a los niños, sino “las cajas fuertes y reliquias religiosas” que el cardenal tiene ahí.

Y para probar su dicho, el anónimo pone como única prueba el hecho de que Rivera Carrera “visitó hace unos días ese lugar”. Lamentablemente el rumor lo dejaron correr.

No fue sino hasta la mañana del 25 de septiembre, cuando el daño estaba hecho, que la arquidiócesis Primada de México emitió el siguiente comunicado:

“El Cardenal Rivera no es dueño de ningún colegio”

En relación con un anónimo y cobarde texto que circula a través de WhatsApp, en el que se difama al Card. Norberto Rivera Carrera, la Arquidiócesis Primada de México niega de forma categórica que el Sr. Arzobispo sea propietario del Colegio Enrique Rébsamen, ni de ningún otro colegio particular en la Ciudad de México.

El pasado miércoles 20 de septiembre, el Cardenal Norberto Rivera asistió a dicho colegio al sur de la ciudad, para brindar apoyo espiritual a las familias que habían perdido a sus hijos en tan lamentable acontecimiento. De igual forma, ese mismo día recorrió las zonas afectadas de Xochimilco y Milpa alta.

Consciente de que cualquier persona que afirme lo contrario tiene el deber de probarlo, la Arquidiócesis de México anuncia que emprenderá acciones legales en contra del autor de esta infamia."

En efecto, fue una infamia que dañó al cardenal Primado, no se vale.

La dueña del Colegio Rébsamen se llama Mónica García Villegas, no tienen que ver nada con el líder religioso.

Es muy fácil comprobar la titularidad de un inmueble basta con acudir al Registro Público de la Propiedad y del Comercio de la Ciudad de México y preguntar de quién es.

Hoy la directora del colegio está en calidad de imputada por haber mentido en el uso de suelo, no tenía los permisos correspondientes.

Hoy sabemos que el Colegio Rébsamen operaba con un uso de suelo que no le permitía funcionar como escuela, pero aun así lo dejaron operar.

El argumento de la autoridad es que conminaron hace meses a los propietarios del Colegio a regularizarse, pero éstos recurrieron al Tribunal de lo Contencioso Administrativo.

He sido un crítico del arzobispo Primado, pero esta vez debo defenderlo; ¡se pasaron! ¡No se vale!

Creo que se debe investigar quien fue el autor del rumor; Norberto debería iniciar la acción legal que corresponda.

Ojalá lo haga.

Por otro lado, soy un convencido de que el obispo Rivera Carrera ya cumplió su ciclo que debe irse, pero ésa es una decisión exclusiva del papa Francisco, y llegará cuando tenga que llegar .., no tarda, como dice Eclsiastés..."todo tiene su tiempo".

Recientemente el papa le aceptó la renuncia por motivos de edad a monseñor Braulio Rafael León Villegas, como obispo de Ciudad Guzmán, Jalisco y nombró en su lugar a Óscar Armando Campos Contreras, todavía obispo de Tehuantepec, Oaxaca. Son movimientos normales del Papa.

POSDATA

El eminentísimo cardenal Norberto Rivera ofreció criptas guadalupanas para las víctimas del sismo, no sé cuantas ni a quiénes se les dio. Sólo sé que las ofreció.

La donación se realiza conjuntamente con la Fundación Plaza Mariana; un comunicado decía que "para solicitar el servicio gratuito de la cripta se puede llamar a los teléfonos 5577-0202 o 51180583."

La Basílica de Guadalupe ofreció, además, servicios de acompañamiento espiritual y sicológico e implementó un centro de acopio de donaciones; también solicitó donaciones para los damnificados a nombre de la Basílica de Guadalupe a la cuenta de Bancomer A.R. 0122222205, CLABE interbancaria 01218000122222252.

No sabemos cuantos recursos obtuvieron. Sería bueno saberlo.