Que Norteamérica sea la región mas competitiva del mundo. Una entrevista con Vanessa Rubio

Pregunta (P): Luego de estar en escuelas privadas en los primeros años de formación, decides estudiar la carrera en la UNAM… Vanessa Rubio (VR): Estudié la carrera en la UNAM, tuve en el último año de preparatoria un súper profesor que yo quiero y respeto mucho, Jesús Silva-Herzog Márquez, y Chucho me estuvo ayudando como a tratar de orientar mi vocación y total que concluí que lo que yo quería estudiar era Relaciones Internacionales y decidí que la mejor casa de estudios era justamente la UNAM para poder hacerlo.

P: Porque además de todo en la UNAM como tienes un universo enorme de distintas personalidades, de distintos estudios, de distintas carreras es como un microsistema de lo que representa todo el país, ¿no? VR: Es correcto, es muy representativo de la realidad nacional, tienes profesores de todas las filosofías, de todas las teorías y también convives con una gama amplísima de seres humanos maravillosos, tengo amigos que hasta hoy trabajamos juntos desde la facultad no nos hemos dejado y he tenido una experiencia muy rica, muy enriquecedora y muy universal estudiando en la UNAM, fue una experiencia maravillosa y le tengo mucho agradecimiento siempre a la Casa Máxima de Estudios.

BB: Y muy sólida y esa solidez te gana una beca en London School of Economics, que es una de las más importantes en Economía en Europa. VR: Sí, estudié mucho, era yo siempre bien estudiosa, me fue bien en las calificaciones en la prepa, me fue bien en las calificaciones en la universidad, estudié el examen de inglés que hay que presentar para la beca, fui acreditada con una beca Chevening, que es una beca del gobierno británico para estudiantes extranjeros, que es una beca que te permite estudiar, te permite vivir, te permite estar concentrado en tus estudios durante el tiempo que pasas en el Reino Unido y para mí fue una experiencia maravillosa.

P: Eso es una maravilla porque para lo que cuesta estudiar en Londres poder tener la facilidad y poder estudiar sin preocuparte, es una bendición. VR: Sin duda, mis papás en ese momento no hubieran podido pagarme una escuela de esa naturaleza, ni una estancia tan larga en Europa y bueno, me lo gané con la beca y estábamos todos muy ilusionados de poder tener esa oportunidad.

P: Pero también lo que te da el London School of Economics, he platicado con muchos amigos que han estado allá, son estas relaciones a nivel internacional de gente muy preparada, de la gente más preparada de distintos países. VR: Sí, yo viví en las instalaciones de la Universidad y en el hall universitario, mi piso se llamaba el NAFTA floor, le decíamos porque en una esquina estaban los canadienses, en otra esquina estaba la mexicana, yo era la única y luego en medio había puros estadunidenses, ahora irónicamente me toca a mí estar negociando justamente el Tratado de Libre Comercio y su actualización y pasar de ese NAFTA floor al verdadero NAFTA y a sentarse en una mesa de negociación con Estados Unidos y Canadá, pero ahí vamos y vamos bien.

P: ¿Cómo van las cosas ya entrando a la quinta ronda? VR: Bien, yo te diría que es un proceso de negociación como muchos otros que me han tocado vivir, me tocó vivir en los 90 el de México con la Unión Europea, me tocó vivir el de la Alianza del Pacífico con Colombia, Chile y Perú, me tocó vivir el Único con Centroamérica y la verdad conforme van avanzando las rondas se van dejando los temas más álgidos, los temas que tienen mayor debate, más diferencias; yo te diría que es un proceso normal, intenso, donde cada quien presenta sus posiciones, defiende sus intereses y México está sentado en la mesa con la certidumbre de que podemos alcanzar un buen acuerdo para los tres y que podemos hacer de América del Norte la región más competitiva del mundo, porque además hemos trabajado en ello más de 20 años, cadenas de valor muy importantes, productos que cruzan a veces 6 veces la frontera agregando valor  y luego, o vendiéndose en la región o reexportándose a otra región, entonces yo creo que eso es lo que hay que valorar y lo que hay que fortalecer para adelante.   

P: Ahora, pero si esta manera de negociar, como lo ha dicho el presidente Trump, que ha sido muy aguerrido, no le conviene a México, también México tiene otras armas como la Organización Mundial de Comercio para poder seguir exportando y para poder seguir teniendo una relación comercial, ¿no? P: Sin duda la relación comercial con Estados Unidos es muy importante, la relación comercial con Canadá también y el Tratado de Libre Comercio pues le da un entorno de certidumbre y de una serie de regulaciones para poderlo llevar a cabo, pero también es bien interesante saber que mucho del comercio que se realiza con América del Norte se realiza al amparo de la Organización Mundial de Comercio, con el trato de la nación más favorecida, entonces hoy por hoy coexisten tanto el Tratado de Libre Comercio como la Organización Mundial de Comercio en lo que es el análisis de nuestro comercio global con Estados Unidos. Creemos que es importante, hay que mantenernos en la ronda y siempre los buenos negociadores teniendo voluntad política de sus gobiernos pueden llegar a buenos resultados, eso esperamos.

¿Qué otras cosas importantes te dejó estudiar en Londres? VR: Bueno, la Escuela de Economía de Londres es una escuela muy universal, tuve la oportunidad de convivir con compañeros de América Latina, tenía yo amigos chilenos, brasileños, ecuatorianos, pero también con una amiga muy querida que tuve de Egipto, con unos amigos muy queridos que tuve de Medio Oriente, de Jordania, de Israel, de Europa desde luego, entonces esa universalidad es bien interesante en lo que a pensamiento se refiere porque cuando te dedicas a analizar la realidad internacional y cuando te dedicas, como en mi caso, mucho tiempo a organismos financieros internacionales, a tratar de entender a tu interlocutor, a tratar de interpretarlo, a tratar de negociar con él, a lograr un buen acuerdo para tu país pues todas estas experiencias son muy enriquecedoras y muy formativas, todo esto yo creo me fue adaptando para lo que he podido lograr sobre todo para las tres subsecretarías de Estado que he ocupado con mucho orgullo y con mucha honra y muy agradecida.

P: Bastantes años después regresas a la Secretaría de Relaciones Exteriores, pero ya como subsecretaria. VR: Correcto, regreso a principios de esta administración como subsecretaria para América Latina…

P: Hiciste muy buenas relaciones, que si bien no venías de una carrera en el servicio exterior, porque estuviste trabajando mucho en otros temas, que en cuanto llegaste no se sentía porque pudiste entablar una relación muy directa y que de ahí te hiciste de muchísimos amigos. VR: Sí, la verdad que regresé a la Cancillería y sentía que había estado ahí mucho tiempo, había estado seis años, completé nueve con los tres años que estuve de subsecretaria y pues quien yo había dejado siendo embajador, pues seguía siendo embajador, muchos que había yo dejado siendo ministros ahora eran embajadores y tenía yo muchos amigos con quienes había compartido en el edificio de Tlatelolco, la torre de Relaciones Exteriores, donde fue mi primer trabajo, después ya me tocó en el anexo ahí enfrente y después teníamos una oficina en Insurgentes y Reforma, estuve en tres sedes de Relaciones Exteriores, conocí gente maravillosa del servicio exterior, que son de los servicios más profesionales, más leales, más capacitados y que yo más admiro del país, desde luego junto con la Marina y con el Ejército.  

P: Ya con el secretario Meade llevas tres subsecretarías. VR: Ya llevo tres subsecretarías, sí me ha honrado el secretario Meade con hacerme parte de su equipo de trabajo, fui jefa de Asuntos Internacionales de Hacienda cuando él fue secretario de Hacienda la primera vez y después con la designación del presidente Peña Nieto, he sido subsecretaria en Relaciones Exteriores, en la Sedesol y ahora en Hacienda.

P: Te han tocado encargos complicados, como negociar el presupuesto que es un estira y afloja impresionante. VR: Así es, son temas complicados y yo creo que México ha tenido un entorno muy complicado el último año, si tú revisas el último año desde que me nombraron aquí pues hemos pasado por la volatilidad del Brexit, por el choque del petróleo, tanto en términos de precio como en términos de plataforma, cuando teníamos Cantarell, por ejemplo, producíamos 3.4 millones de barriles diarios, hoy es el primer año que vamos a producir menos de dos millones de barriles diarios, estos choques para una economía como la nuestra son importantes. También percibimos un menor crecimiento al esperado en las principales economías del mundo, las elecciones de Estados Unidos que generaron mucha volatilidad, el resultado de las mismas también…   

P: La negociación del TLC que también afecta, el dólar hoy está altísimo. VR: Sin duda, eso ha generado volatilidad, el precio del dólar hoy tiene dos aspectos: uno, que se ha fortalecido el dólar frente al resto de las monedas de las economías emergentes por esto que se le llama el eventual proceso de normalización de la política monetaria de Estados Unidos y por el otro lado, en efecto, la incertidumbre que ha causado la negociación del Tratado de Libre Comercio, que yo creo que es un proceso normal. Y en ese sentido, nos ha tocado enfrentar todos esos choques, pero la economía mexicana es fuerte, es resistente, es resiliente y la verdad, crecer 2.3 por ciento el año pasado cuando América Latina en su conjunto decreció menos 1.5 por ciento, yo creo que estamos en buena situación, en buena fortaleza y este año, el segundo trimestre el tres por ciento, además creciendo el empleo casi ya tres millones de empleos que es un récord en cualquier periodo de cinco años.  

P: Eres como la sombra del secretario Meade, estás al tanto de absolutamente todos los temas que trae él. VR: Pues soy la subsecretaria de Hacienda y Crédito Público, sí me toca una cancha muy grande que cubrir de política pública, en la subsecretaría de Hacienda hacemos la política económica del país, la política macroeconómica del país, hacemos que cuadren las cuentas de ingresos y egresos todos los años, hacemos también la política de crédito público, de deuda pública y desde luego regulamos todo el sistema financiero, bancos, aseguradoras, casas de bolsa, afores, mercado de valores y también hacemos que haya competencia, que haya financiamiento para infraestructura a través de la banca de desarrollo, me toca participar en los consejos de administración de Nafin, de Banobras, de Bancomext, de Agroasemex, entonces sí tenemos una cartera muy grande y hay mucho trabajo para seguir haciendo día con día.