Aproximación al izquierdista

 

El izquierdista es una figura tan universal que es fácilmente reconocible. Da igual dónde lo situemos, sus rasgos son tan definitorios que, salvo leves «adaptaciones» nacionales, identificarlo será fácil, y esa es nuestra primera tarea cuando hemos de interactuar con él. El izquierdista, como todos hemos podido ver cuando nos tropezamos con él, es de clase media o alta, con ideas de izquierda, y cierta inquietud intelectual. Es un burgués que no reconoce serlo, que no renuncia a su vida cómoda, pese a que dichas comodidades materiales que tanto aprecia vienen de su principal enemigo: el capitalismo. Pero nadie dijo que el izquierdista viva de forma coherente con sus ideas; de hecho, es uno de sus rasgos característicos allí donde lo encontramos. Sus denominaciones son diversas, pero todas reflejan la misma realidad:

  • En España se les llama, entre otras denominaciones, rojos o izquierda caviar.

  • En México les llaman chairos o pejezombies.

  • En Cuba, comecandela.

  • En Guatemala, comanches, guerrilleros de cafetería o socialistas de las zonas 10 y 14.

  • En El Salvador, izquierdosos, zurdos, farabundistas, terengos, frentudos, ninis (ni estudian ni trabajan).

  • En Nicaragua, piricuacos o caramiadas.

  • En Costa Rica, chancletudos.

  • En República Dominicana, zurdos.

  • En Colombia, mamertos.

  • En Perú, un izquierdista adinerado es un caviar, un izquierdista de la masa es un socialconfuso.

  • En Venezuela, robolucionarios, boliburgueses, ñángaras, chaburros, chabestias.

  • En Ecuador, zurdos o comunachos, chinos o borregos, chupa medias o perrunios.

  • En Bolivia, masistas (partidarios del MAS) o sus sinónimos más usados, llunkus,  amarrawuatos.

  • En Argentina, progres o zurdos, hippie con Osde (Osde: Obra social).

  • En Chile, rojos, comunachos, zurdos, monos, progres, cuico progres o socialistas de balneario.

  • En Paraguay, zurdos.

  • En Uruguay, socialatas, tupas, bolches, chinos, suciolistas, fracaso amplistas o fraude amplistas, zurdos caviar.

  • En Brasil, esquerdistas, esquerda caviar o mortadelas.

 

El jurista estadunidense G. Gordon Liddy definía al izquierdista como “aquel que se siente profundamente en deuda con el prójimo y propone saldar esa deuda con tu dinero”.  En 1970, Tom Wolfe, que los denominó “radical chic”, nos daba de ellos una perfecta descripción. En un artículo publicado en el New York Magazine tras una fiesta en el lujoso departamento de Leonard Bernstein en Manhattan, en la que de hecho se coló,  reflexionaba sobre cómo la actividad de las élites sociales se dirigía más a revestir una postura de izquierdas que a mostrar una verdadera convicción política por la misma.  Su comportamiento reflejaba más una idea de ganar prestigio social o incluso de limpiar culpas que una auténtica creencia en dichas ideas. Así, criticaba cómo la cultura de clases que tienen estos izquierdistas les llevaba a considerarse en monopolio de una virtud conseguida a través de sus actos políticos de defensa de determinadas causas sociales. Una virtud que han de mostrar siempre y en todo caso al mundo, que toman como elemento de conducta y que sirve para diferenciar al que puede entrar en sus círculos del que no. Porque, no nos engañemos, ser izquierdista no es fácil, y ser reconocido, admitido e incluido en círculos izquierdistas lo es aún menos. Hay que demostrar ciertas aptitudes para ser considerado, por ellos mismos, dignos del “carnet de izquierdista auténtico”. Por supuesto, un buen izquierdista que se precie nunca reconocería su incoherencia. Para ellos conducir un coche último modelo de gran cilindrada es compatible con hacer del ecologismo una causa, con defender las muy dudosas democracias rusas, venezolanas, ecuatorianas o iraníes, con defender derechos de las mujeres u homosexuales, con abogar por el laicisimo mientras se defiende la religión islámica y al tiempo se ataca a judíos y a católicos.  Por eso no les molesta la disonancia cognitiva que a los defensores del sentido común nos produce cuando nos enteramos de que Daniel Ortega es accionista de las principales industrias nicaragüenses, que Rafael Correa manda a censurar canciones en la radio, películas en la televisión o noticias en la prensa. De hecho, es precisamente lo que criticaba Wolfe; mientras los izquierdistas o radical chic defienden la paz, el diálogo o el respeto a las minorías, son capaces de recaudar fondos para asociaciones como los Black Panthers, aquellos para los que Bernstein pedía financiación en la fiesta a la que se refería Wolfe en su artículo.   Lo mismo ocurre con causas más graves, como el terrorismo. Así, se puede decir que se lucha contra él pero al mismo tiempo se justifican los ataques de Hamas a Israel, porque en este caso son autodefensa; o denominar al grupo terrorista ETA «movimiento de liberación», y a sus presos, «presos políticos» sin sonrojarse.  Y qué decir de los derechos humanos. Puede defenderse cualquier causa con base en la quiebra de un derecho humano (lo sea o no, ya que su confusión sobre la naturaleza de los derechos les impide diferenciarlos y califican cualquier necesidad material que consideren que ha de existir como derecho humano) pero al tiempo defender, apoyar y tomar como ejemplo a países que tienen en la violación de los mismos su seña de identidad internacional. Por eso para el izquierdista es condenable que un Pinochet haya acabado con la vida de cerca de tres mil opositores, pero para nada es considerado un crimen a su juicio los miles que Ernesto Che Guevara fusiló confesando el placer que le daba hacerlo en sus cartas a su padre. Ningún izquierdista ha salido del pueblo pobre: todos son hijos de la burguesía acaudalada Este comportamiento de clase, aunque vistan sus reivindicaciones de clase obrera, tiene como consecuencia también que su entorno acomodado o muy acomodado les ofrezca una seguridad económica y personal que favorece su dedicación a la lucha por los derechos del pueblo desde la calidez de su domicilio, con la ayuda de su Mac y su iPhone último modelo.  Porque si las personas de izquierdas de toda la vida usan la pancarta, la chapa en la solapa y las manifestaciones como forma de protesta, el kit básico del izquierdista es un smartphone, un hashtag y una sentada en una plaza bien armado de cerveza..., aunque una buena manifestación nunca será rechazada. Si bien sus formas no son las de la izquierda a la que estamos acostumbrados —esa izquierda ortodoxa de costumbres reivindicativas—sí comparten con ellos escenarios y causas.  De hecho, una manifestación es un plan al que no dudan en sumarse y es habitual ver cómo intentan mezclarse con ellos en sus tradicionales algaradas, y tampoco dudan en gritar sus consignas, aunque luego las discusiones tengan lugar en bares con un desaliñado pero muy cuidado aspecto diseñado por algún decorador —por supuesto, izquierdista— con un carísimo gusto por lo antiguo, lo francés y seguramente la fotografía, en lugar de cafeterías de barrio o locales vecinales con carteles comerciales y calendarios adornando las paredes. Lo que sí es común en estas discusiones, más allá de los escenarios, es el odio al capitalismo, el rechazo a Estados Unidos o la simpatía hacia los populismos, que normalmente abrazan.  Porque si algo tiene el izquierdista es su deseo de abrazar a cualquier salvador mesiánico que haga del rechazo al capitalismo que al tiempo le financia una bandera que poder enarbolar como hacían los izquierdistas de antaño, a finales de los años sesenta, en Europa y gran parte de América con el Che Guevara, Castro, Perón o Allende; e incluso hoy lo hacen con el primero.  El primero, de hecho, y a pesar de sus deméritos, no ha salido nunca de su iconografía. Porque al igual que estos «libertadores» lo hicieron con su pueblo —aunque lo lograran a base de violencia, crímenes y violación de libertades una vez alcanzaron el poder—, ellos han venido para redimirnos. Se consideran en posesión de una superioridad ética y moral y nos perdonan por nuestros pecados, fruto sólo de nuestra ignorancia, pero no dudan en darnos motivos para alcanzar su fe, comunicarnos su catecismo y hacernos comulgar con sus ideas.

 

Su causa es ayudarnos, sacarnos de nuestra ceguera. Una ceguera en la que hemos caído todos presos por culpa del capitalismo como sistema económico, el liberalismo como meta política y occidente como entorno social. Así, al igual que los protagonistas de la novela de Saramago, un día nos levantamos todos ciegos, nos contagiamos la incapacidad de ver, y ellos son los que nos van a reeducar hasta que expiemos nuestros pecados y volvamos a ver el mundo como el izquierdista considera que hay que verlo. Queridos lectores, lejos de criticar su adoctrinamiento hemos de dar las gracias porque nos hagan partícipes de su catecismo. Un catecismo cuya primera lección es que tenemos que odiar al capitalismo y a Estados Unidos como máxima expresión del mismo. De hecho en el imaginario izquierdista el capitalismo es nuestro pecado capital. Comimos de la manzana y fuimos castigados a vivir como seres imperfectos en un mundo dominado por las fuerzas ocultas del capitalismo y en el que, al igual que los  países nórdicos son una suerte de cielo en la tierra, Estados Unidos es el mismísimo infierno. Ellos ya han identificado los siete pecados capitales que nos impiden alcanzar la tierra prometida:

  1. El dinero.

  2. La medición del esfuerzo.

  3. La competitividad.

  4. La meritocracia y el esfuerzo.

  5. El afán de superación.

  6. La propiedad privada (no eres dueño del fruto de tu esfuerzo ni del producto del sudor de tu frente).  

  7. La libertad de pensamiento.

Estos son los grandes obstáculos que nos impiden alcanzar el paraíso del izquierdista. Sin duda, manejar estos conceptos te facilitará mucho tu trabajo a la hora de comunicarte con un izquierdista. ¿Podemos decir que realmente el izquierdista cree en todo ello?  Francamente, no me atrevería a decir que es así. Mucho menos a decir que viven exentos de esos siete “pecados”. Los movimientos de izquierda de la segunda posguerra europea creían que era posible cambiar el mundo en el que vivían. Hoy lo siguen creyendo, y de ahí que veamos en ellos a unos insensatos idealistas que siguen pensando que un mundo colectivizado es la solución a los males a los que el capitalismo los ha condenado, a pesar de que la historia les demuestra una y otra vez que su utopía sólo conduce al totalitarismo de uno u otro signo.  ¿Cómo explican esta dicotomía? Simple: Ninguno de los países que han acabado en totalitarismos realmente implementó la utopía izquierdista como tal. Dando una explicación bastante incongruente pero lo suficientemente sencilla para no ser cuestionada por nadie, el izquierdista simplemente te dice que el verdadero comunismo nunca ha existido. Es que todos los que han intentado el socialismo verdadero se han desvirtuado.

Falta que aparezca el mesías verdadero que no tenga intereses personales para que implemente la agenda de Marx tal cual él la describió.  Ignoran y desconocen por completo que de hecho Marx jamás explicó cómo se daba la transición de la Fase I a la Fase II del comunismo. Y lo que hemos visto implementado en la URSS, en la China de Mao, en Vietnam, en Cuba, en Corea del Norte, en Venezuela, y en más de la mitad del territorio del mundo que ha implementado paso a paso la agenda comunista de Marx, es que al finalizar los pasos de la Fase I, en lugar de llegar a la Fase II, el país primero llegó a niveles de genocidio nunca antes vistos, a niveles de escasez y miseria nunca antes experimentados y a un total subdesarrollo y violaciones de los derechos humanos. Pero el izquierdista sencillamente descarta todos esos experimentos atroces diciendo que sus resultados no tuvieron “nada que ver” con los verdaderos ideales colectivistas y que lo que hay que hacer es “intentarlo una vez más con el líder adecuado” para que ahora sí funcione. Por eso, con la misma agenda fracasada pero con líderes nuevos, un Pablo Iglesias en España o un Manuel López Obrador en México aún se escuchan como esperanzas prometedoras.  Incomprensiblemente, los movimientos de izquierda que mencionábamos creen aún en ello, aunque mayoritariamente no vivan conforme a ello, pero mantienen

un discurso rousseauniano en el que siguen definiendo la bondad del ser humano y la utopía socialista como una forma mejor de sociedad. Eso sí, tampoco ellos se quieren ir a vivir allí y de hecho nunca lo hacen. En cambio, el izquierdista sufre más de infantilismo, y de ahí su acérrima defensa del Estado como padre protector al que hay que dar todos los poderes ya que es el mejor para encargarse de proteger nuestros intereses. No olvidemos que estos izquierdistas son pobres niños de clase media alta que han crecido con todas las comodidades, a las que no renuncian. Desde el mismo Marx, que a partir de los 31 años pasó a ser un mantenido económicamente por su esposa y su fiel amigo Engels,  pasando por el modus vivendi de Ernesto Guevara, por los colegios privados de Fidel Castro o los líderes guerrilleros marxistas en Centroamérica, ningún izquierdista ha salido del pueblo llano. Todos los izquierdistas son hijos de la burguesía acaudalada. Pero están convencidos de su mejor derecho para decirles al resto cómo han de vivir, a quién han de ayudar, qué causas han de apoyar y qué han de pensar porque, gracias a que ellos están luchando, todos vamos a poder elegir entre la colectivización de la pobreza o la pobreza colectiva, entre el pensamiento único o la uniformidad del pensamiento, entre la asfixia del igualitarismo o el igualitarismo asfixiante. Deberíamos darles las gracias por su lucha, ya que sin ellos nuestra libertad para elegir existiría, y eso, como

todos sabemos, no es bueno, porque si algo sabe el izquierdista de bien, el izquierdista de raza, es que elegir es malo y que todos somos unos ineptos para  hacernos responsables de las consecuencias de nuestros actos. Sí, puede resultar raro, pero piensen en cualquier izquierdista que conozcan y en sus luchas, siempre reclamando más de otro, prefiriendo que otro nos diga qué hacer, abogando por el intervencionismo estatal porque decidir por uno mismo, dejar que las sociedades elijan y que sean estas elecciones lo que, en definitiva, se oferta y deja de ofertarse, no está entre las opciones del izquierdista. Elegir es malo, es una de las máximas que tenemos que tener en cuenta al intentar hablar con un izquierdista, y siempre será mejor que sea otro, sobre todo si ese otro es el Estado, el que elige por ti. A su juicio, la libertad de elección es siempre negativa, ya que no asumen que elegir implica también renunciar e incluso asumir errores, algo que nunca hace el izquierdista. Cualquier proceso de elección tiene un cierto margen de incertidumbre, mayor o menor según la elección; no siempre se cuenta con toda la información, y en numerosas ocasiones según la elección se puede obtener uno u otro resultado, y eso tampoco les gusta. Ellos sólo consideran causa-efecto en la elección, y si el efecto no es el deseado es porque no han elegido, aunque lo hayan hecho.